Preacher

Exchange

Palabras para Domingo

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

02.24.19

1 Samuel 26: 2, 7-9 12-13 22-23

1 Corintios 15: 45-49

Lucas 6: 27-38


 

Al escuchar las enseñanzas de Jesús en el Evangelio, puede ser que nos preguntamos si Jesús está hablando en serio. Parece que no hay ninguna lógica en lo que él dice. Como personas humanas, tenemos experiencias que nos enseñan que si alguien nos ataque y no nos defendimos, el ataque sigue más fuerte. Es algo que los niños aprenden en la escuela. Y viendo la situación del mundo, parece que todo el mundo piensa así.

 

Sin embargo, Jesús insiste en estas enseñanzas, diciendo, "Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los aborrecen, bendigan a quienes los maldicen y oren por quienes los difaman." Nos conseja de nunca dejar la actitud de amar. De esta manera, podemos demostrar que el otro no tiene poder sobre nuestros pensamientos y respuestas. No es que Jesús vive en un mundo sin problemas. La gente que le escucho vivían bajo la opresión de los romanos, viendo la crueldad de los que tenían poder. Pero Jesús ha visto claramente la naturaleza de la violencia. La violencia no tiene fin, sino cree más violencia. Es un ciclo que no deja ganar, porque con cada incidente de violencia, la persona pierde un poco de su humanidad. Jesús tiene una relación intima con su Padre y sabe que la naturaleza de Dios es perdonar y bendecir. El está en contacto constante con su Padre, y vive también de la actitud de perdonar y bendecir. Cuando aceptamos la vida de Cristo, tenemos que desarrollar estos sentimientos en nuestra vida.

 

Tenemos muchos ejemplos de la violencia sin fin. En el nivel del mundo, podemos pensar en las guerras en Israel, en Irak y en Afganistán. En el nivel de nuestro país, pensamos en la violencia de la calles cuando personas dependen de armas para protección y control. Y en las casas, sabemos que la violencia domestica va de mal en peor si no hay intervención.

 

Seguro que los oyentes de Jesús encontraran difícil aceptar este mensaje. Estaban acostumbrados a la opresión, opresión del gobierno, de los impuestos y de la misma ley. Pero Jesús no estaba predicando sumisión a la opresión. Más bien, estaba diciendo que hay maneras de responder que no caen en la violencia. Hay que preservar nuestra dignidad en cualquier circunstancia. Buscar alternativas a la violencia no es fácil, pero es posible. Precisa una voluntad fuerte y una fe segura. ¿Como podemos nosotros vivir fiel a las enseñanzas de Jesús y en mismo tiempo proteger nuestra dignidad? Primero, hay que estar en relación con Jesús y pedir su ayuda para encontrar soluciones no-violentas. No es fácil vivir así. Es más fácil atacar con la misma violencia que uno sufre. Pero esto no soluciona la situación, solo prolonga la batalla. Pensando en situaciones en la casa, en la escuela, en el trabajo, uno tiene que buscar ayuda y hacer decisiones firmes que nos cuestan. Hay una historia de la literatura de los Sufi que va así:

Jesús estaba caminando por el camino con sus discípulos. Algunas personas le arrojaron piedras y lo maldijeron. Jesús los bendijo.

Los discípulos le preguntaron: "Maestro, ¿por qué bendices a los que te maldicen?"

 

Jesús respondió: "Solo puedo dar lo que tengo en mi bolso".

 

En nuestro bolso, debemos llevar paciencia, valentía, compasión, misericordia, y amor. Solo asi, podemos responder a situaciones de injusticia.


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
7 DOMINGO 6 DOMINGO 5 DOMINGO 4 DOMINGO 3 DOMINGO Bautismo del señor


Home Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2019 - Dominican Friars