Preacher

Exchange

Palabras para Domingo

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

11.25.18

Daniel 7: 13-14

Apocalipsis 1: 5-8

Juan 18: 33-37


 

La fiesta que celebramos hoy, Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, es nueva en la historia de la Iglesia.  Le Papa Pio XI lo inició en el año 1925, durante el momento de la historia cuando estaba creciendo el nacionalismo en el fascismo en Europa.  El Papa quería subrayar la victoria de Cristo sobre el mal y el Reino de la justicia establecido con su resurrección de Jesús.  Quería recordarles a los católicos que el Reino de Dios es distinto de cualquier otro reino que los políticos pueden establecer. 

 

Es importante escuchar bien las palabras de Cristo en el Evangelio.  Cuando Pilato le pregunta a Jesús, ¿Eres tú el rey de los judíos?”  Jesús contesta: “Tú lo has dicho.  Soy rey.”   Imagínese, Jesús parece como prisionero, frente a Pilato que tiene poder sobre su vida, y Jesús contesta que si, es verdad que él es rey.  Debía parecer ridículo a Pilato.  Sin embargo, Jesús insiste que El es rey, pero que su Reino es distinto.  Dice: “Mi Reino no es de este mundo”.  Quiere decir que su Reino no se base en el poder de armas y ejércitos, ni en la conquista de terreno y la colección de impuestos.  Su reino no funciona según los criterios de dominación y de control.

 

Jesús dice que su papel como rey es servir como testigo de la verdad.  Aquí la verdad indica la sabiduría de Dios y su plan para la salvación del mundo.  La palabra de Jesús es segura; es el mensaje de Dios para la liberación de la humanidad.   La palabra de Jesús no depende del poder humano. No se impone.  Los que la escuchan son capaces de aceptarla o rechazarla.  Jesús viene con una invitación a conocer el camino hacia Dios.  Cada persona puede aceptar la invitación o no. 

 

Aceptarle a Cristo como Rey es entrar en el misterio profundo de la fe.  Pilato es símbolo de un Imperio que puede decidir la vida o la muerte de otros seres humanos; Cristo es un Rey que extiende la vida eterna a todos los que escuchan su voz.  Pilato es símbolo de juicio humano que puede imponer la pena de muerte según su voluntad.  Cristo es un Dios extiende el perdón y no pide recompensa.  Pilato es símbolo de poder que depende de la fuerza de armas.  Cristo es un Rey que sufre, hasta la muerte, pero que no busca la violencia para establecer la victoria.  Pilato es símbolo de los que mandan a los demás.  Cristo es un Dios que expresa la voluntad de Dios en servicio a los demás.  Pilato es símbolo de la ambición humana que da lealtad y los líderes que le pueden premiar.  Cristo es Él que, por medio de su fidelidad al Padre, invita a todos a vivir según la compasión de Dios.  

 

Cuando Cristo dice: “Mi Reino no es de este mundo”, no quiere decir que no se vive dentro de este mundo.  Jesús siempre llamó a sus discípulos a vivir ahora con justicia y con compasión.  Quería que sus seguidores extendieran a otros la generosidad que ellos habían recibido de Dios.  Su Reino se base en las Bienaventuranzas, no en los mandamientos.  Su Reino se fundamenta en la misma compasión de Dios, no en una versión de ley establecida por los poderosos de este mundo.  Su Reino se base en el perdón y en el amor pródigo de Dios, no en un concepto de control y opresión. 

 

Creo que la Iglesia nos invita hoy, al final del año litúrgico, no solamente aceptarle a Cristo como Rey, sino de comprometernos a vivir según los preceptos de su Reino.  Estamos invitados aceptarle a Cristo: sufrido, servidor, fiel, compasivo, lleno de amor y compasión, como modelo de nuestra vida.  Este Cristo Resucitado ya ganó la victoria sobre todas las fuerzas del mal.  En El, nosotros compartimos la victoria.  Podemos vivir en confianza con Cristo como Rey de nuestra vida.

 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
CRISTO REY 33 DOMINGO 31 DOMINGO 30 DOMINGO 29 DOMINGO 28 DOMINGO


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2018Dominican Friars

  Free Web Hit Counter