Preacher

Exchange

Homilías Dominicales

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Home
"First Impressions"
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Preaching Essay
Dominican Preaching
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

HOMILÍAS DOMINICALES


DOMINGO 4 DE CUARESMA  - A-

Marzo 26. 2017

TEMA: "VETE Y LÁVATE: LUZ Y TINIEBLAS”

Lecturas: 1 Sam. 16, 1,6-7, 10-13a;  Eph. 5, 8-14;  Juan 9, 1-41


 

I.-  EXPERIENCIA:

 

1.  La experiencia del agua como símbolo de vida, de salud, de visión is algo que todos hemos recibido desde el mismo vientre de nuestras madres.  En el agua portadora de vida maternal vivimos durante nueve meses;  en agua nos lavan para comenzar la nueva vida ya en la claridad del mundo de la luz , y en el agua  nos bautizan para comenzar nuestro caminar en la nueva tierra, nuestra morada en el tiempo, tierra con aguas y sequedad, tierra con luces y tinieblas.

 

2.   La experiencia del agua y de la falta de la misma nos conduce muy fácilmente a los conceptos de vida y de muerte.  Uno recuerda la vida de la renombrada Helen Keller, muerta solo hace unos años, en 1966, a los 88 de edad, sorda y ciega, y privada de conexión con el mundo exterior y que se convertiría más tarde en una gran autora, maestra y educadora.  Su vida es llevada a la pantalla e interpretada por Patty Duke, entonces una niña todavía. La Película se llama  The Miracle Worker.   En una de las escenas,  junto a un pozo de agua,  su gran y renombrada maestra Anne Sullivan, le hace sentir, a través del tacto y del agua que le corre por la cara, el principio de todo un mundo de sensaciones, de conexión, de luz, de visión.   " W -A- T- E- R ", le dice Anne, deletreando una a una todas las letras, al mismo tiempo que le corre la mano llena de agua por la cara.  Y por primera vez Helen Keller, una niña de 5 o 6 años, asocia  la palabra y la realidad. Y da un grito de alegría. Es todo un descubrimiento con su primera asociación de palabra y concepto.  Es come una sanación.  Es como si hubiera habido una curación.  Helen renace a una nueva vida.  Anne Sullivan le ayuda a ver y sentir el mundo a Helen Keller.  Y se convertirá en una gran autora y educadora.  Ya en los últimos años de la vejez de su maestra, totalmente ciega, la misma Helen, que aprendió a ver y a sentir el mundo a través de Anne Sullivan, será la compañera, la guía, los ojos, las manos, de su maestra.    El Predicador o líder de grupo puede invitar a los miembros de la comunidad a analizar brevemente esta u otras escenas de su experiencia personal de la vida real.  La intención y la meta será el contemplar la persona de Jesús, luz y vida, y analizar el significado de sus palabras al ciego que encuentra en Jerusalén, cerca de la piscina de Siloé : Vete y Lavate.

 

3.  Quizá alguno de los presentes en sus comunidades de Fe haya experimentado la fuerza de unas palabras similares en lugares donde nuestra misma Fe se activa, y se fortalece.  En la Gruta de Lourdes donde en el año 1858 la Virgen María se apareció a una humilde jovencita de nombre Bernardette Soubiroux, se leen también palabras semejantes a las que pronunció Jesús.  María le dice a Bernardette: Bebe del agua y Lavate.    Miles y miles de personas han escuchado ese mismo mensaje respuesta a la petición de una mayor intensidad en la Fe, o de una curación de cuerpo o de alma.   Y allí también ellos, cerca de las aguas, como el ciego, han encontrado Luz en medio de las tinieblas de la ceguera, de la enfermedad, de la duda, de la debilidad.

 

II.-   REFLEXIÓN BÍBLICA:

 

Primera Lectura: 1 Sam. 16, 1b, 6-7, 10-13a

 

1.  Esta primera Lectura de hoy  nos ofrece una mirada desde la Historia, a nuestros antepasados, a aquellos que son parte de la vida del pueblo hebreo, y que van a ser parte de la vida de otro Rey, de otro Salvador.  La historia del pasado de la Fe nos alumbra el camino hacia el futuro, para tratar de comprender los caminos de Dios, que no son nuestros caminos, y tratar de VER  a las personas, como las ve Dios, y nos como las vemos y analizamos nosotros.

 

2.  En la Lectura de Hoy del Libro de Samuel se nos narra la unción de David como Rey por medio del profeta Samuel, entre los años 1000 y 900 AC.  El pueblo judío quería un Rey para poder presumir y ser igual que los países grandes y fuertes vecinos.  Ellos tenían Rey que los lideraba en la guerra y se quejan ante Samuel, que su Juez, su¨"Profeta", su Hombre de Dios.  Samuel se lo hace saber a Yahvé, que en un sentido muy humano y antropomorfita, nos dice, que a Dios no le gusto la proposición, pero accedió a ella para no contraríalos.  Pero les avisó que llorarían por su decisión y volverían a El pidiendo ayuda.   Y Samuel ungió a Saúl como Rey.

 

3.  En la Lectura de hoy, Yahvé envía a Samuel a ungir un nuevo Rey.  Saúl  ha sido desobediente a Yahvé hasta tal punto que Yahvé le dice a Samuel estas " curiosas " palabras:” Estoy arrepentido de haber hecho Rey a Saúl, pues se aparta de mí y no hace lo que le digo ¨ (I Sam 15, 10).  Un nuevo Rey Samuel busca y Dios le dice que vaya a la casa de Jesse, en Belén.  Con el pretexto de hacer un sacrificio a Yahvé Samuel Reúne a todos los hijos de Jesse, los siete.  Pero a ninguno de ellos ungió.  Preguntó Samuel si había algún hijo más y al contestarle que había otro.  Era el más pequeño, era rubio, y estaba cuidando las ovejas.  Al verle Samuel, Yahvé le dice: Levántate y úngele, pues ése es.   Y Samuel le ungió como Rey de los Judíos.

 

4.  Es el primer paso del ascenso de David, figura imperfecta del Nuevo Mesías.  Pero de este David, Rey, nacerán sus descendientes, y la promesa de Dios se vera realizada en Jesús, el hijo de Dios que descenderá de la línea de David, y que como dijo el Arcángel Gabriel  " le dará Dios el trono de David, Su Padre y su reino no tendrá fin". (Lc. 1, 33).

 

5.  Lo importante para la conexión de hoy con el tema de la luz, y la visión, es que en esta lectura Dios nos da un ejemplo de cómo " VER " a las gentes.  A veces, como al presentar Jesse a sus hijos fuertes, miramos las dotes físicas, la belleza, el poder, la capacidad para ser líder según los hombres.  Y como nos dice Samuel "  No mira Yahvé como el hombre.  Yahvé mira el corazón  " ( I Sam. 19, 7).   A muchos de nosotros se nos escapan estas miradas más profundas y miramos y juzgamos a los demás por su poder y fuerza. Dios nos enseña a saber mirar, mirando el corazón.

 

Segunda Lectura: Evangelio de Juan  9, 1-41

 

1.  El Evangelio de hoy nos narra la curación de un hombre que era ciego.  De la misma  manera que en la Primera Lectura  " la vista " es de primera importancia.  El poder mirar y el saber mirar.  Toda la narración es un juego de palabras con una realidad muy profunda sobre la vista y la ceguera.  Hay un movimiento de la ceguera a la luz, tanto física como espiritual  (el ciego) y un movimiento de la luz física, el poder ver,  a la ceguera espiritual      (los judíos).   Sin duda nos hubiera gustado conocer personalmente a este ciego: Es una persona tan interesante, tan segura de si misma en su conversación con todos los Líderes de los Fariseos, hasta con un poco de cinismo en su libertad y visión adquirida:” Es que quieres Uds. hacerse sus seguidores...".  Uno puede ver su cara de satisfacción al ver la reacción de los Fariseos a esta pregunta. Una persona muy intereante, muy libre en su nueva condición, y muy segura.  El milagro ya es total.

 

2.  El Evangelista San Juan usa mucho en su Evangelio esta dicotomía entre luz y tinieblas, pecado y gracia, muerte y vida.  Jesús dice: "Yo soy la luz del mundo.  El que cree en mí no anda en tinieblas, sino que tendrá luz de vida”.  (Juan 8, 12). “El que cree en mi palabra tienen la vida eterna...y pasa de la muerte a la vida " (Juan 5,24).  El seguidor de Jesús es un ser Pascual, un ser que en está en continuo tránsito, en paso de las tinieblas del pecado a la luz de la gracia, de la ceguera a la luz, de la muerte a la vida. Isaías nos dice lo mismo: “Los ciegos verán la luz " (Is. 29, 18).  Pero la curación del ciego pone en evidencia la ceguera de los que ven (Is. 6, 9-10).

 

3.  El milagro de la curación del ciego es el paso de las tinieblas a la luz.  En el mismo relato vemos la progresión y el desarrollo del proceso de conversión del ciego, que es símbolo de nuestro propio camino de conversión.  En la narración vemos al ciego recorrer este proceso hasta llegar al encuentro con Cristo en aceptación total y confesión de fe.  Sin embargo, es Jesús el que toma esta iniciativa de conversión al decirnos el evangelista que:   Hizo un poco de lodo con tierra y saliva.  Untó con él los ojos del ciego y le dijo: "Anda a a lavarte en la piscina de Siloé " (Jn. 9, 6).  El ciego reconoce su ceguera, escucha y obedece la palabra de Jesús.  Tardó algo en llegar a la confesión plena. Primero dice: " ese hombre que se llama Jesús”.    Después declara que " es un profeta”.   Más tarde lo afirma como  " venido de Dios”.   Para finalmente decir : " Creo, Señor "  ( Jn. 5,  37).  Y se arrodilló ante El.   El ciego, por tanto, símbolo nuestro, no solo alcanza la curación sino que alcanza la Fe, es librado de las tinieblas y acepta la Luz, que es Jesús.  Es una liberación de las tinieblas físicas de la ceguera y un paso de la no creencia a la Fe y a la alabanza y seguimiento como testigo de Jesús.  La nota última es la soledad del que cree.  La vida del ciego ha cambiado, pero también han cambiado las actitudes de los que están a su lado.  Por aceptar la persona y la palabra de Jesús el ciego, ya vidente, es expulsado de la sinagoga, aislado de los demás.  Juan se da cuenta que ya en el tiempo que escribe su Evangelio los nuevos cristianos están siendo perseguidos OR adoptar la nueva doctrina del nuevo Mesías.  Juan afirma y confirma la fe del ciego, pero también la fe de los cristianos perseguidos al final del siglo primero, con las palabras de afirmación, de cariño, apoyo y presencia que Jesús dirige al ciego, y a sus seguidores, para que permanezcan fieles: "He venido a este mundo para iniciar una crisis: los que no ven, verán, y los que ven, van a quedar ciegos " (Bib. Lat. Jn. 5, 39).

 

4.  Jesús había dicho a los discípulos de Juan : " Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído.  Los ciegos ven...se anuncia a los pobres la Buena Nueva " (Mat. 11, 5; Lc. 7, 22).  Esta curación es una de las obras de Dios,  para que Dios muestre sus maravillas, es signo de la misión mesiánica.  La ceguera del ciego, como dice Jesús, no es culpa de él, ni de sus padres, según la concepción del pasado.  Es una oportunidad más para que Dios manifieste su poder a través de su enviado Jesús y que muchos puedan llegar al conocimiento de la verdad.  También nosotros, como el ciego de Jerusalén, hemos sido lavados en la Piscina de Siloé (que significa  Enviado) y hemos recibido la luz de Cristo en las aguas del Bautismo.  Con San Pablo en la Segunda Lectura de hoy también podemos decir: " En otro tiempo ustedes eran tinieblas, pero en el presente son luz en el Señor " (Ef. 5, 7).

 

III.-  RESPUESTA A LA PALABRA:

 

Esta parte puede ser formulada por el Predicador o Líder para interrogar a la comunidad sobre las cegueras que hay presente en nuestro corazón, en nuestra comunidad, y en el mundo.  No se trata de apuntar con el dedo a los demás, viendo en los demás la pelusa que tienen en sus ojos sin ver la viga que hay en los nuestros (Luc. 6, 41).  Es necesario descubrir nuestras sombras para poder tener credibilidad denunciando las sombras y la oscuridad de otros, de la comunidad, o de la sociedad, o del mundo.

 

Pudiera el Predicador o Comunidad reflexionar sobre estas  CEGUERAS (nuestras y de otros):

 

1.  La Ceguera del Egoísmo: Presente siempre en nosotros y en otros.  Es la actitud del que vive su vida alrededor del   YO, de la misma persona.  Es un circulo de actividad y de pensamiento y de planes, donde la propia persona es la parte central de toda la energía de cada día.  Todo circula alrededor de este YO.  Esta ensimismación con el Yo nos hace ciegos ante los demás.  No podemos mostrar nuestra solidaridad con nadie porque no hemos sabido aprender a salir del círculo del  " I ", "ME " and " MYSELF”.    El culto al yo manifestado en tantas ramificaciones y acciones nos ahoga sicológicamente y nos bloquea para poder entender  el concepto y significado del Reino de Cristo, que es esencialmente dirigido hacia los demás, y no hacia el Yo.  Y el modelo lo tenemos en el mismo Jesús que como dice San Pablo, " siendo de condición divina no reivindicó la igualdad con Dios, sino que se despojó, tomando la condición de servidor " ( Fil. 2, 6).   El nos enseña a curarnos de la ceguera del egoísmo.  Nos invita a abrinos a los demás, a salir de la oscuridad y tinieblas que el egoísmo trae.  ”Jos que no ven, corazón que no siente ", decimos en Español.

 

2.  La Ceguera del Legalismo: Yo creo que hay a veces en nuestros corazones una falsa seguridad que nos da nuestra obediencia a la Ley.  Esta Ley es totalmente necesaria en nuestras vidas, ya que de no tener una guía delante de nosotros, estaríamos cayendo en el caos.  Pero esta obediencia no debe ser tan totalmente restrictiva que nos impida ver más allá de la Ley.  Y aceptar que nuestra condición de auténticos seguidores de Jesús está en el corazón. Jesús reprobó a los Fariseos esta concepción tan estricta de la Religión.  Hay que mostrar el amor y la fidelidad a las palabras de Jesús, a través de los Mandamientos, a través de las Bienaventuranzas, y a través del servicio al prójimo, como condición de salvación              (Mat. 25, 31).  Es el recuerdo de la Ley y la acción del corazón al prójimo, en quien vemos una imagen de un Cristo pobre y roto.   Para que no tengamos que oir las palabras Jesús citando Isaías el Profeta:” Este pueblo me honra con la boca, pero su corazón está lejos de mí " (Mat.15, 8; Is. 29, 13). Son palabras duras estas.

 

3.  La Ceguera de la Arrogancia, Superioridad y Racismo: La madurez espiritual del seguidor de Jesús ya le debe llevar a una consideración de igualdad ante otros seres que sean distintos, por las razones que sean.   Al pobre, al marginado, al extraño, al forastero, al de oitro color, (el que sea, negro, latino, asiático...), al que tiene SIDA, al emigrante, al ilegal o indocumentado.... y otros, se les persiguen desde la lety y desde actitudes que son totalmente anti-humanas y anticristianas.  Ya sabemos que es difícil dejar atrás y abandonar categorías de viuda y categorías de pensamiento que hayan estado enmarcadas siempre en nuestra personalidad.  Pero conversión, y en especial,  Conversión Cuaresmal significa estar abierto y dispuesto a cambiar o analizar estas estructuras que se han apoderado de nuestra personalidad.  El cambio estructural de las categorías mentales en el individuo o en la sociedad no va a venir dse repente.  Pero el cristiano debe estar dispuesto a este cambio,  a esta nueva perspectiva, a esta meta Noia, que nos sacude y nos causa impacto en la manera ded pensar y de vivir.  Difícil, pero no imposible cuando uno es  " honesto ante Dios”.   Sin más caras.  Ahí toda categoría de supremacía y arrogancia y exclusivismo se caen por la base.  Dios nos invita a salir de las tinieblas y aceptar la luz, a mirar como mira Dios, no por las apariencias, sino el corazón  (Primera Lectura).

 

4.  La Ceguera del Materialismo-Consumerismo:   Visamos en el mundo en el que los mensajes que se reciben a diestro y siniestro es de gasto y consumo.    Desde el mundo de Madiso Avenue Advertising  nos dice qué es loq ue debemos consumir para realizarnos, para estar bien, para sentirnos bien, para mirarnos bien, para ser más jóvenes, más felices.  Hasta para oler bien.  Siempre hay alguien, algún experto en VENTAS, que está pensando en nosotros, para que podamos sacar el dinero de nuestros bolsillos, cuanto más veces y más frecuentemente mejor, e invitarnos, y lavarnos el cerebro para consumir y gastar artículos.  Todo ello llena en cuerpo y la mente y el espíritu.  Y no hay tiempo, ni voluntad, para poder ver que hay otra manera y estilo de vida, otros valores.  Es un mundo que materialmente  NOS CIEGA.   Hay que mantener el espíritu alerta, en Cuaresma, y siempre.

 

5.  La Ceguera de la Ocupación:   Todos estamos ocupadísimos, haciendo un millón de cosas, y volando de una parte a otra para hacer más cosas.  No es de extrañar que este mundo esté lleno de tanto  stress.    Si pidiéramos que levantaran la mano los que sufren stress con bastante frecuencia, quizá la mayoría de los aquí presentes levantarían la mano.  Es un mundo que camina a mucha prisa, y nosotros caminamos en el tren de la prisa.  Y hay que bajarse de él.   Porque esta prisa y este stress nos CIEGAN a dar tiempo a los que es absolutamente y primariamente necesario para poder vivir y respirar: La familia, el tiempo de estar juntos, Dios, la oración, el servicio a los demás, tiempo de conversación, y  de compartir con los hijos... Todo lo demás, sin quererlo, nos hacemos miopes.   NOS CIEGA  a la vida verdadera.

 

6.  La Ceguera del Cansancio: El cristiano no debe sucumbir a la tentación del cansancio y de abstenerse de su compromiso con Dios y con los demás.   “Que lo haga otro ".   Pero Dios nos invita a manifestar estos dones que El nos ha dado, y hacer el bien, como nosotros lo hacemos.  Nadie lo hace como nosotros.  Tenemos gran valor ante Dios, en el ser y en obrar.  Hay apatía individual, social, colectiva, e internacional.  A veces es tan grande el problema que nos sentimos impotentes: la guerra, el hambre, las catástrofes, los emigrantes y tantos otros problemas mundiales... Dios solo nos pide que hagamos algo empezando por nuestra vida, por nuestra familia,  por nuestro vecindario, por nuestra  comunidad.... “La jornada de mil millas empieza con un solo paso ", dice el refrán chino.  Ese paso es el que se no invita a dar.  Para que el mundo tenga  más luz, y menos oscuridad.

 

C O N C L U S I Ó N:

 

1.  La fe del ciego de nacimiento pone en evidencia la falta de fe de los fariseos.  Es la luz que denuncia la oscuridad.  La Cuaresma es una escuela para  APRENDER A VER.    Y como Helen Keller, aprendemos a conectar el agua con la vida, y el sabor del vino, y la contextura del pan, y el olor y el sabor de esta Eucaristía,  Jesús mismo, que nos ha liberado de la oscuridad.  Y recién sanados de la ceguera, aprendemos a ver en esos rasgos oscuros, sin líneas, de alguien que se acerca a nosotros, distinguimos ya el rostro de Jesús.

 

2.  Dios escoge a los pobres, a los sencillos, a los ignorantes ( como Bernadette Soubiroux, que no sabía apenas hablar ), para hacer brillar SU luz.

 

3.  Todos los que estamos aquí hemos hecho un compromiso de PASO de las tinieblas, de la oscuridad, a la Luz. Jesús nos ha curado nuestra ceguera.  Como el ciego de Jerusalén también hemos sido lavados con el Bautismo.  Esta Eucaristía que recibimos hoy es el alimento para ser mensajeros de Su Luz en el mundo.  Luz que disipa las tinieblas.

 

Isidoro V, Vicente, O.P.

Houston, Texas

<ivicente@holyrosaryparish.org>

 


 

http://www.preacherexchange.com

 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "Ángel F. Méndez Montoya, OP" <mendezaf@hotmail.com>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4 "Fr. Isidore Vicente OP" <ivicente@holyrosaryparish.org>

Semana 5  Archivos

 



Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>

Homiliasdomilicas@lists.opsouth.org

http://lists.opsouth.org/mailman/listinfo/homiliasdomilicas

 


 

Homilías Dominicales mailing list

Homiliasdomilicas@lists.opsouth.org

http://lists.opsouth.org/mailman/listinfo/homiliasdomilicas

Click here to unsubscribe

 



 

Homilías Dominicales Archivo


Domingo IV Cuaresma Domingo III Cuaresma Domingo II  Cuaresma Domingo I Cuaresma DOMINGO 8 DOMINGO 7


Home Contact Us Site Map St. Dominic

©Copyright 2005 - 2017 Dominican Friars