Preacher

Exchange

3 PASCUA

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Homilías Dominicales Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Homilías Dominicales


5.05.19

Hechos 5: 27-32, 40-41

Apocalipsis 5: 11-14

Juan 21; 1-19


Si alguien nos pregunta, “¿Cuándo fue tu encuentro con el Señor?”, tendemos a pensar en un momento sagrado, como un bautismo o una primera comunión, o tal vez durante una confesión cuando estuvimos bien conmovidos por el sentido de perdón.  Algunos aun tal vez en la procesión de la Vía  Crucis, o al escuchar una predicación que nos tocó al corazón. 

Es interesante ver que, en el Evangelio, Juan es el único de los discípulos que reconoce a Jesús en medio del trabajo.  Después de pasar la noche sin pescar ni un solo pez, un hombre desconocido se aparece y les dice que tiren otra vez sus redes.  Lo mismo cuando se llenan las redes, es solamente Juan que reconoce a Jesús.  Claro que nuestra atención se dirige a Pedro que se tira en el agua, pero es Juan que tiene la intuición de reconocer el resucitado.  Todos están asombrados por la pesca, pero Juan tiene la cualidad de descubrir la presencia del Señor en los momentos menos esperados. 

Los discípulos habían visto al Resucitado dos veces antes de este encuentro.  Pero la realidad de la Resurrección era demasiado difícil papa entender en unos cuantos encuentros.   Si, creyeron, pero no esperaban ver a Jesús en su vida diaria.  Cuando los discípulos estaban reunidos, rezando o recordando las palabras de las Escrituras, era posible reconocerle a Jesús en medio de ellos.  Pero aquí, en la orilla del lago, en la madrugada, era otra cosa.  ¿Qué razón tendría el Resucitado de estar aquí a esta hora, con pan y pescado en las brasas?  Era solamente con los ojos de amor y un corazón abierto a lo nuevo que hizo a Juan reconocer la presencia del Señor.  

A si mismo pasa con nosotros también, estanos tan enfocados solo en lo diario, el trabajo, la familia, o en el ministerio.  Tal vez buscamos unos momentos durante el día para rezar, o tal vez de leer la Biblia, pero nuestra atención queda en los quehaceres de la vida.  Nos cansa las exigencias de la familia; nos distrae el ruido de la televisión o la radio; nos fastidia la conversación de los compañeros de trabajo; nos aburre la monotonía de nuestros días.  Estamos distraídos por la necesidad de ganar suficiente para comer y pagar los gastos.  Y claro, nunca esperamos ver al Señor en semejantes circunstancias.       

Pero es exactamente en estas circunstancias que apareció el Resucitado.  No fue suficiente reunirse con su Padre y dejar esta vida mortal que le causó tanto dolor.  Jesús no se olvidó de sus compañeros de vida, de sus discípulos que se creyeron abandonados.   Quiso recordarles que sus necesidades eran todavía importantes para El.  Quiso compartir en una comida, una comida que nos hace pensar en el Eucaristía.  Quiso darles un ejemplo de servicio y de acompañamiento. 

Creo que Juan nos puede servir como ejemplo para nuestra vida.  Necesitamos los ojos de amor y un corazón abierto a lo inesperado.  Es con una actitud de fe que encontrarnos a Jesús en medio de la vida.  De lo contrario, corremos el peligro de trabajar toda la noche y no conseguir nada.  Corremos el peligro de competir activamente, pero de tener las redes vacías al final de la vida.  Corremos el peligro de cumplir con todos los requisitos, pero de nunca tener la alegría de descubrir a Jesús a nuestro lado. 

La misión del cristiano no es hacer cosas distintas, sino hacer las cosas que hacen todos, pero con un estilo diferente.  Nuestra misión es de vivir capaces de encontrarnos con el Señor en el trabajo, en la amistad, en la familia, en la diversión, en el esfuerzo, en la alegría, y en el dolor.  Nuestra misión es de vivir con toda la riqueza de una vida empapada de la presencia del Resucitado. 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Para la información sobre cómo a darse de baja, suscriba y termine la

información sobre nuestros servicios vaya a http://www.preacherexchange.com

 

Semana 1 "Sr Kathleen Maire  OSF"  <KathleenEMaire@gmail.com>

Semana 2 "Ángel F. Méndez Montoya, OP" <mendezaf@hotmail.com>

Semana 3 "Carmen Mele, OP"  <cmeleop@yahoo.com>

Semana 4  "Charlie Johnson OP" <cjohnson@opsouth.org>

Semana 5  "Fr. Jorge Rativa OP" <jrativa@opsouth.org>


Homilías Dominicales mailing list:

List Management: "Fr. John Boll, OP" <preacherexchange@att.net>

 


Homilías Dominicales Archivo


6 PASCUA 5 PASCUA 4 PASCUA 3 PASCUA 2 PASCUA Domingo de Pascua


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2019 - Dominican Friars