Preacher

Exchange

23 DOMINGO

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Breath Of Ecology
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

09-08-2019

Sabiduría 9: 13-19

Filemón 9-10, 12-17

Lucas 14, 25-33


 

                        Entregarse a la Sanación del Mundo

 

Las lecturas hoy empiezan con un comentario acerca de la sabiduría.  El autor está maravillado del misterio de Dios, de sus pensamientos, y de sus obras.  Se da cuenta de que los designios de Dios estén fuera de la imaginación del ser humano.  Esto es verdad durante todos los siglos.  Dios es siempre más grande y más allá de lo que podemos comprender.  Sin embargo, tenemos que tratar de entender como debemos vivir según su luz y su sabiduría.   

 

Vivir así no es fácil.  Jesús entiende perfectamente que hay un costo al conformarse con la sabiduría de Dios.  Durante toda su vida publica, Jesús vio las consecuencias de seguirle fiel a su Padre.  En su primera experiencia en la sinagoga de Nazaret, la gente se quedó tan furiosa al escuchar sus palabras que querían echarle por la barranca.  Cada vez que Jesús actuó en público, los fariseos estaban listos a ponerle una trampa.  Los doctores de la ley le hacia preguntas esperando que el iba a caer mal en los ojos de los oficiales.  Y al final de su vida, pareció que sus enemigos le habían vencido.

 

Es claro que para seguirle a Jesús hay tres condiciones indispensables.  La primera es preferir una relación con Jesús a cualquier otra.  Es decir, a pesar de todas las responsabilidades y quehaceres de cada dia, hay que apartar tiempo para orar y pensar en el sentido de la vida.  Si uno encuentra que otra persona le está apartando de Dios, desviándole a escoger el mal camino, o simplemente insistiendo que Dios no debe ocupar un lugar de importancia, hay que escoger a Jesús.

 

En segundo lugar, hay que aceptar la cruz.  No es solamente aceptar el sufrimiento que es parte de la vida humana, sino el rechazo, la burla, o la intimidación de los que no son de la misma mentalidad.  La cruz es el símbolo que indica que uno lleva una vida enfocada en la paz y el bien, aunque sea en medio de un mundo de violencia.  Los que aceptan la cruz entren en espacios donde no se ve ningún signo el reino, y ellos llevan con sus palabras y comportamiento la posibilidad de un reino de paz.  Llevar la cruz quiere decir seguir los pasos de paciencia, generosidad, perdón y compasión.    Llevar la cruz quiere decir trabajar por la sanación del mundo en una manera radical.  

 

Y al final, hay que vivir en contra de la cultura de egoísmo.  La propagando de las revistas, de la televisión, de la radio, todo nos dice que merecemos lo mejor- sea de ropa, de comida, de hoyas, de autos, de cualquier cosa material.  El Evangelio, más bien, nos dice que los bienes del mundo pertenecen a todos, a los pobres y los desamparados, a los de otra raza y religión, a los incapacitados y a los ancianos.  La sabiduría de Jesús nos dicta que no somos el numero uno.  Hasta que dice que en el Reino de Dios, los últimos serán los primeros.  

 

Hay mucha gente que dice que quiere ser discípulo de Jesús, pero que insiste que el seguimiento quiere que ser a su manera.  Quiere que su religión sea una medicina para ayudarle a sentir bien.  Pero la religión es el contrario.  Es una entrega a la ley de amor que nos lleva a una vida de sacrificio, de generosidad y de compasión.  La sabiduría de Dios es el entender que la vida cristiana cuesta;  no es un don sin obligaciones.
 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com



 

Palabras para Domingo Archivo
25 DOMINGO 24 DOMINGO 23 DOMINGO 22 DOMINGO 21 DOMINGO 20 DOMINGO


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2019 - Dominican Friars