Preacher

Exchange

5 PASCUA

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

05/19/2019

V Domingo de Pascua

Hechos 14: 21-27

Apocalipsis 21: 1-5

Juan 13: 31-33, 34-35


 

A veces leemos los Hechos de los Apóstoles y pensamos que la Iglesia primitiva crecía rápidamente y sin problema durante el primer siglo.  La lectura habla de los nuevos creyentes, de la organización del los grupos y de los milagros que hicieron.  Sin embargo, sabemos que los primeros cristianos sufrían persecuciones a manos de las autoridades religiosas en Jerusalén.  Muchos pasaron por persecución a manos de Saúl y sufrían cuando los judíos que les prohibían participar en los servicios litúrgicos en el Templo.  Los cristianos necesitaban palabras de aliento y de esperanza de los dirigentes.

 

La lectura del libro de Apocalipsis también estaba escrita durante un periodo de persecución intensa a manos de los romanos.  San Juan escribió para animar a los que sufrían, asegurándoles que Dios estaba con ellos en medio de su dolor.  El grito de “Esta es la morada de Dios con los hombres;  vivirá con ellos como su Dios y ellos serán su pueblo” les consolaba y prometía que lo que pasaba no era un fracaso, sino el desarrollo de la historia de salvación. 

 

Hay un tono de tristeza también en el Evangelio cuando Jesús habló de su glorificación.  Sabemos que en la boca de san Juan, la glorificación refería a la muerte de Jesús.  Para san Juan la resurrección estaba tan vinculada con la muerte de Jesús que él no pudo hablar de uno sin el otro.  Durante la Ultima Cena es seguro que los apóstoles no comprendieron el triunfo ni la glorificación en las palabras de Jesús.  Escucharon solamente que tendría que sufrir y dejarles solos.  Era otro momento de dolor y duda para ellos.  

 

Tal vez nos preguntamos porque escuchamos de tanto dolor durante este tiempo de la Pascua.  Creo que es porque la Iglesia nos está avisando que la lucha para la perfección del mundo no ha terminado todavía.  Seguimos en el proceso de transformar el mundo donde vivimos en un reflejo del Reino de Dios.  Mismo con la Resurrección de Jesús y la venida del Espíritu Santo, la fuerza del mal sigue luchando en contra de la buena nueva.  Nosotros los cristianos tenemos que estar listos a reconocer que, a pesar de lo que se ve en la vida diaria, Dios está con nosotros hasta la glorificación del mundo entero.  

 

Las palabras de Jesús en el Evangelio nos ayudan a entender lo que tenemos que hacer.  No podemos contentarnos con obras externas, por más buenas que son.  Tenemos que vivir según la ley de amor, amándonos los unos a los otros, como Jesús mismo nos había amado.  Jesús siguió fiel a la misión de su Padre, perdonando y unificándonos en el amor.  Hasta en su muerte cruel en la cruz, Jesús no había cambiado su manera de actuar.  Desde la cruz, el pidió perdón por los que le mataron.  Extendió perdón y la promesa de vida eterna al ladrón.  Entregó a su madre a san Juan y san Juan a su madre.  Murió dándonos el ejemplo de amor al medio de sufrimiento y tragedia. 

 

Este es el mensaje para hoy también.  Si, Jesús resucitó y vive en el poder del Espíritu Santo.  Pero la Iglesia sigue experimentando divisiones y dolor.  Tenemos que escuchar las palabras de aliento de los profetas y de los evangelistas.  Tenemos que seguir viviendo el mandamiento, “Ármense los unos a los otros.”


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
6 PASCUA 5 PASCUA 4 PASCUA 3 PASCUA 2 PASCUA Domingo de Pascua

 


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2019 - Dominican Friars