Preacher

Exchange

1 CUIDADO

Please support the mission of
the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

HOME
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

3.10.19

I Domingo de Cuaresma

Deuteronomio 26: 4-10

Romanos 10: 8-13

Lucas 4: 1-13


Tal vez nos parece raro que las lecturas durante toda la Cuaresma no se enfocan tanto en el sacrificio ni el pecado, sino en relatos que demuestran el amor y misericordia gratuita de Dios.  Insisten que debemos acercarnos a Dios con gratitud y con confianza.  Si es necesario, debemos transformar nuestra vida de manera que podamos gozar más plenamente de la relación que tenemos con un Dios compasivo.  Explican que la fe es un regalo gratuito de Dios, y no depende de nosotros. 

Leemos, por ejemplo, en la primera lectura que el pueblo debe ofrecer su sacrificio, no como signo de reparación, sino de gratitud por el poder salvifico de Dios.  El Señor sacó a su pueblo de Egipto, “con mano poderosa y brazo protector”.   San Pablo insiste en el mismo tema.  No es con buenas obras que nos salvamos, sino por la gracia de Dios.  San Pablo continua diciendo: “Hay que creer con el corazón para alcanzar la santidad y declarar con la boca para alcanzar la salvación”  No es tanto por nuestros esfuerzos, sino por la gracia de Dios que se nos extiende la invitación a vivir en el amor de Dios. 

El Evangelio nos pinta un retrato de Jesús, lleno del Espíritu Santo, llevado al desierto después de haber escuchado las palabras de Dios, “Tu eres mi Hijo, el amado, el predilecto”.  Parece que Jesús se retiró al desierto para tratar de entender mejor el sentido de su vida, tan claramente revelado durante su Bautismo.  El hecho de su filiación era claro.  Ahora Él tendría que clarificar el “¿como?”  ¿Qué tendría que hacer, como tendría que actuar, qué estrategia tendría que adoptar para ser siempre fiel a su Padre?

Observamos a Jesús en medio de sus pruebas.  Las tentaciones consisten en utilizar su filiación, su preciosa relación con Dios, en provecho suyo y en provecho de su misión, pero a costo de no seguir la voluntad de su Padre.  Jesús pudiera pensar que el pan regalado a la gente, el prestigio del Mesías, los honores que pudiera recibir, serian más provechosos a la causa del Reino que el fracaso, el sufrimiento y la cruz.   Las tentaciones eran sutiles.  Son las mismas tentaciones que los ministros de la Iglesia enfrentan hoy.  El engaño que el diablo ofreció a Jesús consistió en presentar la conversión a Dios, la dedicación al Reino, la buena recepción de la gente como el premio por el mal uso del poder.   

San Lucas nos recuerda que, Jesús estaba lleno del Espíritu Santo.  Fue así aque pudo rechazar las tentaciones y aceptar la voluntad de su Padre, un camino que parecería terminar en fracaso.  Lo más importante era seguir en relación de amor con su Padre, aceptando todas las pruebas que venían de la envidia, el odio, y la violencia de los hombres.  Jesús salió del desierto seguro de su misión, la de proclamar el amor gratuito, el perdón gratuito y la misericordia gratuita de Dios Padre. 

Este mismo mensaje es también el nuestro durante la Cuaresma.  Tenemos cuarenta días para abrir nuestro corazón de nuevo a la invitación de Dios de vivir como hijos e hijas amadas, predilectas, ungidos por el poder del Espíritu Santo.  Podemos hacerlo con nuestra participación en la misa, la lectura bíblica, meditación en silencio, retiros o simplemente en el templo de nuestro corazón.  Pero el desafío queda en llegar a la Pascua con un sentido más profundo de nuestra filiación con Dios y poder del Espíritu Santo. 


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
3 CUIDADO 2 CUIDADO 1 CUIDADO 8 DOMINGO 7 DOMINGO 6 DOMINGO

 


HOME Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2019 - Dominican Friars