Preacher

Exchange

5 DOMINGO

Please support the mission of

the Dominican Friars.

Palabras para Domingo Archivo

Home
FIRST IMPRESSIONS
1st Impressions CD's
Stories Seldom Heard
Faith Book
Volume II
Come and See!
Homilías Dominicales
Palabras para Domingo
Catholic Women Preach
Homilias Breves
Daily Reflections
Daily Homilette
Daily Preaching
Daily Bread
Face to Face
Announcements
Book Reviews
Justice Preaching
Dominican Preaching
Preaching Essay
Quotable
Archives
The Author
Resources
Donations

Palabras para Domingo

2.10.19

 

Isaías 6: 1-2, 3-8

1 Corintios 15: 1-11

Lucas 5: 1-11

 


 

"Ven, y Sígueme"

Es fácil imaginarnos la escena del Evangelio de hoy día. Solo hay que tener en cuenta la fama de Jesús en medio de tanta gente que venia de lejos para escucharle. Había mucha gente la cual Jesús buscaba la manera efectiva para hablarles. Vio los barcos y pidió a Simón que se alejara un poco de tierra. Alla, en la barca, enseñaba a la gente.

Después, tenemos la escena de la pesca milagrosa. Se puede preguntar uno porque Jesús haría este milagro. No era para darle de comer a la muchedumbre. No era par premiar a Simón por el uso de su barca. No era para crear un espectáculo como prueba de su poder. No era para impresionar a los pescadores alrededor de Jesús. ¿Entonces, cual era el propósito de este milagro?

Creo que el relato nos enseña que hay dos niveles de encuentros con Jesús. Uno es lo que experimento la gente al escuchar a Jesús. Seguro que ellos se quedaron admirados de sus palabras. Sentian la necesidad de buscar sentido para su vida. Sentian hambre del mensaje predicado por Jesús, un mensaje que les daba consolación. Sentian un vacío en sus vidas antes de escuchar a Jesús predicar una enseñanza de misericordia y bondad. Estanban buscando alivio por la condenación de sus pecados.

Pero el encuentro que tuvo Simón Pedro era diferente. Pedro también habia escuchado las palabras de Jesús, pero al ver la pesca milagrosa, se dio cuenta de que estaba en presencia de un hombre santo, un predicador que poseía un poder milagroso, un escogido de Dios. Pedro se vio como pecador en su presencia y su primera reacción fue apartarse de Jesús. Pero eso no era la reacción que Jesús esperaba. Jesús deseaba que Pedro le siguiera como discípulo, como compañero y amigo. Por eso, le dice, "no temas Simón Pedro; desde ahora en adelante serás pescador de hombres".

Seria bueno preguntarnos que clase de encuentro hemos tenido con Jesús en la oración, al leer la biblia, y en la misa. Puede ser que somos como la gente que venia a escucharle predicar. Nos quedamos impresionados, inspirados, y consolados en el momento. Pero salir de misa, regresamos a nuestra rutina, a la vida diaria, sin entregarnos completamente a Jesús. No cambiamos nuestra manera de actuar o pensar. Nos perdemos en los quehaceres de la vida.

Lo que Jesús busca en nosotros es un encuentro como la de Simón Pedro. Seria un momento para darnos cuenta de la grandesa de Dios y nuestra pequeñez. Es un instante cuando entendemos que estamos en la presencia de Dios y que no somos dignos. Es el momento cuando entramos en la profundidad de la presencia de la santidad. Nos sentimos sin poder, y sin recursos. Es en ese momento cuando Jesús nos dice a cada uno de nosotros, "No temas. Yo estoy siempre contigo".

Para llegar a obtener una profunda intimidad con Jesús, tenemos que primero pasar por este encuentro muchas veces. Imploramos tu gracia Señor para que entres en nuestro corazón, borres nuestro orgullo, y así podamos dejar entrar tu Espíritu Santo en nosotros. De igual manera que le ocurrió a Simón Pedro, Dios quiere también que le sigamos como discípulos, como compañeros, y amigos.


Sr. Kathleen Maire -  kathleenemaire@gmail.com


 

Palabras para Domingo Archivo
7 DOMINGO 6 DOMINGO 5 DOMINGO 4 DOMINGO 3 DOMINGO Bautismo del señor


Home Contact Us Site Map St. Dominic

© Copyright 2005 - 2019 - Dominican Friars